Vosregional | 6:17

Wikileaks reveló la doble estrategia de Estados Unidos para atacar a Venezuela

Caracas.- Los cables de la embajada de Estados Unidos que han sido revelados por Wikileaks demuestran que la estrategia norteamericana en contra de Venezuela no sólo consistió en mover sus influencias para aislar al país de la región sino que también contempló una maniobra interna para mostrar una supuesta imagen de “amistad” hacia el pueblo venezolano.
Así queda evidenciado en el cable 07SANTIAGO983, redactado en 2007 por el representante de la Casa Blanca en Chile, Craig Kelly, y en el documento clasificado como 08CARACAS420, escrito en 2008 por el embajador estadounidense en Venezuela para ese entonces, Patrick Duddy.
Tanto Kelly como Duddy elaboraron estos planes con propósitos concretos. La propuesta del embajador en Chile estaba ideada para “contrarrestar la influencia” del presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, en Latinoamérica, mientras que la del representante en Caracas pretendía levantar una percepción positiva de Estados Unidos en el país suramericano con una campaña de manipulación emocional.
El aislamiento
La estrategia de Kelly para dejar sola a Venezuela en la región tenía varias fases. El primer paso era la realización de labores de espionaje en el país y especialmente al presidente Chávez -quien era calificado tajantemente en el informe como “enemigo” de Estados Unidos- para “conocer mejor sus objetivos y cómo tiene la intención de llevarlos a cabo”.
A esta acción le seguían el aumento de la presencia diplomática de su país en la región, la intervención directa sobre algunos gobiernos y la promoción de programas militares norteamericanos para adiestrar a oficiales en algunas naciones del Cono Sur, como mecanismo para ganar lealtades.
Por último, Craig proponía el incremento de planes educativos y de salud similares a los ejecutados por el Gobierno venezolano, con el objetivo de hacer contrapeso a la política social del presidente Chávez y “reforzar” la credibilidad de Washington con una falsa imagen de apoyo “a los marginados”.
De hecho, el diplomático deja claro en su informe que la transformación de imagen “no significa que nos alejemos de nuestro compromiso con el libre comercio”.
Para el representante estadounidense, a su país le urgía borrar la percepción de tener un Gobierno “elitista e interesado únicamente en promover el libre comercio en beneficio de las grandes empresas” pero sin que ello tradujera en la renuncia a esos principios.
Esa “preocupación” por maquillar la imagen de Estados Unidos fue compartida más tarde por el representante norteamericano en Caracas. De hecho, como se evidencia en el cable 08CARACAS420, Duddy dedicó grandes esfuerzos en diseñar una campaña para “influir en el entorno de la información” dentro de Venezuela.
Falsa amistad
La campaña de comunicación estratégica planteada por Duddy consistía en mejorar la imagen de Norteamérica en Venezuela ya que, de acuerdo con estimaciones del propio embajador, “la imagen de los Estados Unidos ha caído a un mínimo histórico de 31%”.
“La embajada de Caracas ha desarrollado un plan de integral de comunicación estratégica que incorpora diversos organismos dentro de la misión”, escribió Duddy.
Entre esos departamentos involucrados estaban el Consejo de Asuntos Narcóticos, que ya había desarrollado una clínica de beisbol, y la Oficina de Asuntos Públicos, a través de la cual se llevaban a cabo talleres dirigidos a empresarios y “organizaciones civiles”.
Sin embargo, el problema de estos programas era que la falta de recursos limitaba la capacidad de “llegar a una mayor población de base”. Es decir, los planes sólo tenían impacto en las minorías.
Para combatir esa debilidad, Duddy diseñó una estrategia de comunicaciones que estaría centrada en tres objetivos: recordar la supuesta “amistad histórica” entre Estados Unidos y Venezuela, recalcar que en Norteamérica “hay un gran número de inmigrantes venezolanos” y hacer énfasis en los “valores compartidos”.
“El gobierno de Estados Unidos tiene que recordar al pueblo venezolano su amistad histórica a través del compromiso continuo, ya sea con actividades de buena voluntad u ofertas de ayuda humanitaria en emergencias”, especificó el embajador, quien propuso que este objetivo se enfocara con el lema “hemos estado con ustedes desde Simón Bolívar”.
Por otra parte, con el slogan “hemos sido aliados desde 1800”, Duddy proponía “desarrollar un mensaje para mejorar la comprensión de los venezolanos sobre la asociación natural de Estados Unidos y contrarrestar la influencia” del discurso antiimperialista del presidente Chávez.
“Por último, este programa de comunicaciones debe demostrar su compromiso y apoyo a los valores compartidos” entre Venezuela y Estados Unidos “independientemente de Chávez”, señaló el representante norteamericano.
Pero más allá de la manipulación histórica o la guerra en contra de los ideales de independencia promovidos por la Revolución Bolivariana, uno de los elementos clave para reforzar el discurso pro-yanqui era el beisbol, razón por la cual Duddy hacía énfasis en que la campaña tomara ese factor para hacer que el mensaje fuese más contundente.
“Con base a estos hallazgos, en la segunda fase se implementará una campaña con anuncios en periódicos, vallas publicitarias, radio y anuncios de televisión”, instruyó Duddy, quien aclaró que esa etapa sería sucedida con la realización de “conciertos de rock, eventos deportivos y festivales musicales”.
“La fase final podría culminar en Caracas y se concentraría en enviar un mensaje de continuo apoyo a la pueblo venezolano”, indicó el embajador.
Esta campaña se habría realizado a partir de mayo de 2008 y terminaría en abril de 2009. El éxito de la estrategia -que sería determinado a través de encuestas de opinión- permitiría a sus ejecutores buscar “mecanismos de financiación para un segundo año”.
“Con el fin de evaluar los efectos del programa a largo plazo, un equipo de investigación volverá al área entre 90 y 120 días después. Eso le dará tiempo al público objetivo ‘digerir’ nuestro mensaje y demostrar si aceptan o rechazan el mensaje”, sostuvo Duddy.
Las comunicaciones enviadas por ambas embajadas al Departamento de Estado demuestran que Estados Unidos desarrolló una política de ataque contra de Venezuela en dos niveles: por un lado, el descrédito internacional para lograr el aislamiento del país y por otro, la promoción de una imagen de fraternidad con el pueblo venezolano para relegitimar los valores del imperialismo norteamericano.
(Fuente:AVN)

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Los comentarios ofensivos o que contengan malas palabras 'CRASH'. Si quieres escribirlas pon en su lugar signos como: @/***ç. Para poder publicar tienes que tener una cuenta de GOOGLE.