Vosregional | 10:09

Proverbios de Sanidad - La Palabra Guardada


Hoy comenzaremos un nuevo estudio sobre los "Proverbios de Sanidad", los cuales han sido la herramienta espiritual mas efectiva en mi ministerio de sanidad. Siempre que alguien se acerca a comentarme algo sobre su desfallecimiento, solo atino escuchar para después aconsejar buscar en el libro de los Proverbios todo lo referente a Sanidad. (La palabra revelada sanara al enfermo)

En fin en la mayoría de los casos después de pasado un tiempo y reencontrarnos con las personas hemos coincidido en que la Palabra rhema (revelada) los ha sanado pudiendo oír en sus testimonios el concordar que después de buscar y encontrar estos trece pasajes (obediencia) -todos en el libro de proverbios-, orar sobre ellos y escuchar la revelación de Dios a su vida (Don de Ciencia) Dios obro en sus cuerpos y maneras de pensar:
  1. 4:20-22 (La Palabra Guardada; 
  2. 12:18 (La lengua de los Sabios); 
  3. 13:17 (Mensajero Fiel); 
  4.  14.30 (El Corazón en Paz); 
  5. 15:4 (Árbol de Vida); 
  6. 15:30 (La Buena Noticia); 
  7. 15:31 (La Reprensión que da Vida); 
  8. 16:17 (Guardar el Camino); 
  9. 16:24 (Palabras Dulces); 
  10. 17:22 (El Corazón Alegre); 
  11. 18:14 (El Animo del Hombre); 
  12. 18:21 (La Muerte y la Vida); 
  13. 29:1  (Dura Cerviz).
Como verán son muchos los proverbios que hablan de sanidad y que sera bueno que sean ustedes quienes los busquen y mediten en ellos de tal modo que así sea el Señor mismo quien los convierta en Palabra Revelada a sus vidas -en particular- para poder 'guardarla'.

No obstante de a poco iré transcribiendo sobre cada uno de ellos mis escritos los cuales han sido mi revelación particular de parte de Dios hacia mi. En esta ocasión escribiré sobre el primer pasaje al cual lo he titulado: La Palabra Guardada
4:20 Hijo mío, está atento a mis palabras;
Inclina tu oído a mis razones.
4:21 No se aparten de tus ojos;
Guárdalas en medio de tu corazón;
4:22 Porque son vida a los que las hallan,
Y medicina a todo su cuerpo.
A veces los que estamos en autoridad tratamos de congratularnos con los hombres o mejor dicho con el mundo, al aceptar débiles razonamientos -y en ocasiones cayendo en ellos religiosamente- hasta en mi caso he llegado a escribir algún articulo tratando de justificar, a pesar de no creer en ello (por lo que no me avergüenzo de escribir que he decidido destruirlos). 

Un ejemplo no muy común de guardar su Palabra es el que daré a continuación. Aunque muchos conocemos las acciones mas comunes de nuestro diario vivir que nos pueden hacer caer en pecado, si es cierto que hay estatutos que están y que por desconocimiento o por conveniencia los ignoramos -demostrándonos que no siempre guardamos su Palabra tal como decimos-, afectando nuestra vida espiritual y por tanto nuestro recibir sanidad.

Por ejemplo cuando una persona se encuentra algo en la vía publica o en algún otro lugar sabiendo que no le pertenece y lo toma -sin animo de devolverlo o pagárselo a su verdadero dueño si este aparece en algún momento de la vida (si leyó bien, 'de la vida'), es robar simplemente.

Algunos dirán pero me lo encontré y no tenia ningún dato donde ubicar a su dueño, pero el verdadero dueño apareció y es suficiente para cumplir (Lev. 6:1-6)   

Por lo tanto por mas que me guste lo que veo pero no tengo la seguridad de poder cumplir ("guardar") la palabra de Dios por mi inseguridad a como reaccionare ante la presencia del que atestigua ser el dueño del bien, no lo tomó y estaré atento a cada situación parecida para no caer.

No esta de mas agregar que algunas veces tendré que exhortar al que este cayendo en esta trampa muy común pues si no estaré siendo participe de su pecado. La recompensa es que entonces Dios que ve en lo secreto, ante tamaña fidelidad de guardar su palabra nos dará vida y sanidad.

Entonces por que no repensar en cuantas son las veces que nos encontramos mas inclinados hacia lo que vemos y podemos palpar dejando de lado a lo que nos dice el Señor.

¿Cuantos de nosotros nos hemos cansado de escribir, predicar y leer sobre la sanidad de Dios? Pero faltamos a cumplir con nuestras obligaciones por un simple resfriado después de haber orado, llenando nuestra casa de medicinas y pañuelos descartables que en vez de confirmar la sanidad pedida en oración, la dejamos en un simple OJALA. (Aclaro que soy participe que cuando estamos enfermos es mejor pedirle a un ser querido que ore por nosotros o a las autoridades de la iglesia, pues la oración del justo 'sanara al enfermo').

Y esto no significa que no podamos utilizar la medicina para mejorar nuestra calidad de vida, sino que es esta actitud idolatrica de poner lo mundano por sobre el poder de Dios la que denota nuestra falta de confianza en El. Deseamos y pedimos que Dios no sane, pero no queremos inclinar la balanza hacia El.

Puedes ser un gran estudioso de la Palabra, conocerla y hasta cumplirla en una vana religión, pero guardarla eso si que diferente y cuesta horrores. Sin embargo te animo a que la guardes tu, lo demás es responsabilidad de Dios.

La Palabra es Medicina
Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. Proverbios 12:18
Continuando con el estudio sobre los proverbios de sanidad trataremos este segundo axioma que comienza destacando el poder de la palabra mal declarada sobre los receptores, es decir a quienes van dirigidas. 

Dios compara a estas palabras tan certeras como 'golpes de espada', lo que también muestra que quien las dice debe ser un hombre sabio en las técnicas de la guerra pues no cualquiera puede empuñarlas. En la actualidad el poder de la comunicación es tal, que tanto políticos, mediáticos, empresas e instituciones le temen a periodistas o personas con un alto nivel de credibilidad y repercusión que pueden hacer en poco tiempo un gran daño.

Según los entendidos en el uso de la espada cada golpe no solo esta calculado para hacer daño sino también de forma defensivo es decir que no de lugar a replica. Cuantas son las veces que escuchamos -o somos parte-, que en vez de salir 'una palabra o frase de aliento' de alguien sano hacia el que esta sufriendo una dolencia u enfermedad, solo escuchamos que sale una frase de critica y hasta del mal que "se nos puede llegar a venir encima, sino acatamos todas las indicaciones". En fin solo sale una acusación.

Hay quienes aun se excusan en su forma de tratar al desvalido en "que si no es de esta forma, no reacciona".

Por otra parte están aquellos hombres que el solo escuchar las palabras que dicen producen un cambio y no escribo sobre aquellos que solo hablan vanas palabras infladas de positivismo, sino del que transmite un mensaje de cambio, poder y sanidad utilizando el entendimiento y el conocimiento del mensaje de Dios.

Y esto solo se adquiere sumergiéndose en "el principio de la sabiduría que es venerar al Señor" (1Co. 2:6-7), mantenernos firmes en el cumplimiento y obediencia (camino de santidad) en este sentir que todo cristiano debe tener, adquiriendo la sabiduría de lo alto por medio del 'don de ciencia'.

Por último tanto para el creyente, como para el que aun no cree: Que bienestar que le trae al cuerpo, a su semblante, el escuchar 'la Palabra inspirada' en boca de alguien que aunque en ocasiones no se conoce se puede sentir que nos aprecia y nos transmite tranquilidad, dándonos fuerza. Tan solo escuchar la realidad de lo que el Señor es capaz de hacer en nosotros.

Recuerda: Una persona sabia es aquella que no solo conoce la Ley de Dios, sino también aquella que la vive y la sabe comunicar a los demás todos los días.

El mensajero fiel acarrea salud
El mal mensajero acarrea desgracia; Mas el mensajero fiel acarrea salud. Proverbios 13:17
Primeramente escribimos sobre la necesidad de "guardar su Palabra", luego sobre la importancia de aprender sabiduría, pues la "lengua de los sabios es medicina". Siguiendo con los Proverbios de Sanidad en este tercer capitulo trataremos sobre los tipos de mensajeros que son necesarios para que allá sanidad. 

En los dos casos anteriores ademas quedo en claro que solo se puede ser A o B. Bueno o malo. En fin Dios es claro y simple, mostrándonos que la complejidad intelectual solo es un invento de los seres humanos para relativizar lo malo, es decir hacer menos malo lo que no lo es.

Este proverbio que ahora trataremos sigue esa misma linea enseñándonos que existen dos clases de mensajeros, uno que trae buenas noticias y otro que no, se vista este como se vista y aparente ser lo que no fuera este último solo acrecentara el dolor.

¿Pero como podemos identificar que clase de mensajero esta delante nuestro? Es en este mismo axioma donde encontraremos la respuesta a esta pregunta, pues el malvado solo atraerá problemas, los acrecentara y mostrara en apariencia que todo va mejor pero la realidad sera que el enfermo estará hundiéndose mas y mas. Lo contrario es el mensajero fiel que si traerá la sanidad que necesitamos -la que primeramente comienza por la paz interior-.

El mensajero fiel hablara con la Palabra, se explayara en ella, sin esconder nada, ni hacerle decir lo que no quiere decir. Es decir no utilizara el doble mensaje, ni las medias verdades, solo hablara y comunicara lo que Dios dice en su Palabra. Simple y sencillo. En cambio el malvado busca su propia gloria, tanto económica como de rangos de autoridad y fama ante los demás.

Una de las cualidades que debe poseer el mensajero fiel es, el ser buen administrador "de los secretos de Dios" ( 1Co 4:1) "de los cuales fue hecho ministro para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios" (Col 1:25-27). Es decir el buen mensajero tiene que saber escuchar la voz de Dios en oración y comunicar el la 'revelación' al destinatario sin temor.

Por ejemplo hace tiempo atrás el Señor mientras oraba por la sanidad de una señora me mostró en visión que debía meter mi mano en un corazón y empezar a pulsarlo (bombearlo). Así lo hice -aunque para los que me veían en la calle haciendo eso pareciese una locura-. Al llegar a la casa, la ambulancia estaba en la puerta, entre y me fui directo hacia donde estaba la mujer, la cual ya estaba subida a la camilla y cubierta de pies a cabeza -tipo mortaja-, pedí permiso, los camilleros se corrieron y descubrieron su cabeza. Toque su cabeza y le dije lo que Dios me había ordenado. Vi que no había respuesta. Me acerque a su oído y le hable a su 'espíritu humano': Espíritu de... 'nombre de la persona' (le dije), Dios te ha enviado tu sanidad y estamos orando por ti. Al momento abrió los ojos y vomito bilis. Luego supe que la mujer había resucitado.

A los dos días pude hablar con ella en terapia, me dijo que ella escucho mi voz cuando las figuras de sus padres (sabemos que esto no es así y que se trataban de demonios) la habían tomado ya de sus brazos. No obstante esta sanidad, la mujer luego abrió sus oídos al primer tipo de mensajeros que con artilugios como cintas o estampillas hicieron que la persona desmejorara pero eso sabemos que sucederá pues la guerra espiritual fue planteada.

Otro caso fue el de una chica con el tan de moda trastorno de 'Ataques de Pánico' (opresión demoníaca) aunque esto lo trataremos en unos de los artículos subsiguientes la joven escucho solo a los mensajeros fieles, se incluyo e impregno junto a ellos de la sana doctrina y fue libre completamente. Siendo hoy madre de dos hermosos hijos y una excelente esposa.

El corazón apacible es vida de la carne; Mas la envidia es carcoma de los huesos. (Proverbios. 14:30)
En el anterior estudio de 'Proverbios de Sanidad' analizamos los tipos de mensajeros, resaltamos además que solo es tenido por 'buen mensajero' y por tanto por portador de sanidad, solo aquel que se mantiene fiel a Dios e indicamos que esta sanidad se puede identificar por un sentimiento de paz interior en nuestras vidas inexplicable.

Tener un corazón en paz significa llevar una vida con gozo, tranquilidad, el saber que ante la adversidad que se nos presente, hay alguien mas poderoso (Ro. 8:31). También lo es el poder contentarme con lo que poseo para así poder empezar a prosperar. Humildad no significa 'pobreza' o no desear adquirir mas bienes para hacer mas confortable mi vida.

Un corazón en paz es una característica de aquella persona que nos impacta, que esta llena de amor para poder convivir con su prójimo, donde no existe lugar para el rencor o el creer que los demás hacen o se comportan de tal forma siendo nosotros su objetivo. 

Un corazón en paz asimismo es donde no existe un amor fingido con vestimentas de santulon que nos hacen ver ante los demás como algo que no somos u como pequeños hombres ermitaños que viven aislados en realidades virtuales a las que con dar unos pasos hacia el costado nos topamos con ella. Nos brinda seguridad cada día al levantarnos, a cada paso que transitamos de que cada momento vivido es indefectiblemente 'en y bajo la voluntad de Dios'. Pues El, es el principio y el fin -la eternidad-, el que permite que haga o que llegue a tal lugar.

En fin, él es quien vivió lo que todavía yo no viví, por lo que me da confianza que aunque "muchos son los llamados y pocos los escogidos", si mi vida se rige por y para él, mi paz me asegura que no solo soy un llamado, sino también un escogido.
Dios no interferirá en nuestras decisiones pero nadie se haga problema por lo que viene 'el ya lo sabe'.
Por último en este proverbio que analizamos en este capitulo se nos manifiesta y revela que "No existe la envidia santa" -como algunos profesan por ahí-, ni siquiera el anhelar lo que los demás poseen para yo ponerlo como una meta a llegar a cumplir, tan solo por la simple razón que se trata de una 'envidia' disfrazada de santulonería u emprendedorismo. Mis metas deben ser puramente mías y deben tener como condimento, lo que yo quiero y para lo que me he preparado. Quita -RENUNCIA- a toda envidia en tu vida y veras fortalecer tus huesos.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Los comentarios ofensivos o que contengan malas palabras 'CRASH'. Si quieres escribirlas pon en su lugar signos como: @/***ç. Para poder publicar tienes que tener una cuenta de GOOGLE.