Vosregional | 21:55

Compendio del Evangelio de Juan - Capitulo DOS

Capitulo 2

2:1 Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. 
2:2 Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. 
2:3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. 
2:4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
2:5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.
2:6 Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.
2:7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. 
2:8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. 
2:9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, 
2:10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.
2:11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él. 
2:12 Después de esto descendieron a Capernaum, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

2:13 Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén, 
2:14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. 
2:15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; 
2:16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado. 
2:17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.
2:18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto? 
2:19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
2:20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 
2:21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo. 
2:22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.
2:23 Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. 
2:24 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, 
2:25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.

Comenzamos con el segundo capitulo del evangelio de Juan el cual nos deparara varias sorpresas, pues ademas de relatarnos en su principio el primer milagro realizado por Jesucristo el cual posee una gran relevancia por el simbolismo que este posee al ser realizado en las boda de Canaa al dejar en evidencia el carácter social que tiene el ministerio de la Gracia.

Aunque Jesús le dijo a su madre Maria que aun no era su hora, este acto fue crucial para su ministerio ya que fue por es simple milagro de preocuparse por unos novios que tenían que terminar su fiesta antes de los esperado con la consiguiente vergüenza que esto significaba para la nueva familia judía que sus discípulos  creyeron en él (V. 11).

A continuación el apóstol Juan relata el primer acto profético de Jesús al anunciar a su muerte y resurrección (V. 20-21) y por ende la restitución de hombre a su estado celestial original. Pero ademas pone de manifiesto el celo que el cristiano debe tener por su lugar de reunión donde se reúnen los miembros de la sociedad cristiana. Es importante pensar en relación a esto ¿que podrá absorber un creyente para sí, si al asistir a la reunión con los hermanos en vez de a un templo va a un supermercado?.
Este pasaje es ademas el que usan muchos detractores de Jesús para demostrar a su parecer que el Señor peco, pues el enojo, los celos y las contiendas son considerados pecados.

Por último otra de las enseñanzas que es este capitulo del libro escrito por San Juan es el conocimiento de lo que 'hay' en los corazones de los creyentes. Algo que yo hace mucho que recalco pues no es lo mismo ser creyente que cristiano, ya que según la misma palabra de Dios, hasta los demonios creen pero los cristianos no solo creen sino que pueden echar demonios.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Los comentarios ofensivos o que contengan malas palabras 'CRASH'. Si quieres escribirlas pon en su lugar signos como: @/***ç. Para poder publicar tienes que tener una cuenta de GOOGLE.